La localidad de Calanda, situada en el Bajo Aragón, es sinónimo de tambores y bombos. Allí se encuentra localizada, entre diferentes negocios y artesanos, la empresa Plana Conesa, cuyos tambores y bombos disfrutan de merecida fama a nivel nacional.

Su actual responsable, Jose Antonio -ayudado por el resto de su familia-, elabora sus reconocidos tambores y bombos sin tomar descanso durante todo el año. Es el propio artesano quién responde a nuestras preguntas a continuación:

Jose AntonioBienvenido a ‘El Redoblante’, cuéntanos José Antonio,…¿cuándo nace tu afición por la percusión?. 
Hola, me alegra mucho que cuentes con nosotros para aportar un poco más a EL REDOBLANTE. Mi afición no tiene inicio, pues he crecido entre tambores, ya que mi padre fabricó el primer tambor 11 años antes de que yo naciese. Así que ha sido parte de mi vida. Si es cierto que mis primeras inquietudes al ver fabricar aparecieron sobre los 10 años, cuando empezaba a meterle mano a estos instrumentos para ayudarle. Ya os podéis creer que molestaba mas que ayudaba, pero bueno, la intención es lo que cuenta.

En cuanto a mi afición a tocar, ni siquiera recuerdo cuando me colgué mi primer tambor, uno de 24 con caja de acero y grabados que aún conservo. También me llamo la atención tocar el bombo, del que tengo una foto cuando apenas caminaba. Este lo deje de tocar por una lesión que me ha impedido tocarlo desde hace 4 años.

No considero que toque bien, eso si, ganas no me faltan. Disfruto mucho.

¿Cuáles fueron tus principales referencias de tambores en tus comienzos? 
Sin duda, José (mi padre) creó un tambor suyo, distinto y con personalidad. Yo he seguido sus pasos,  cuando estaba el y también ahora que no está en el taller, se ha ido innovando y perfeccionando muchas partes de ellos.

Nunca tuvimos nada que copiar en esos años, nada que mereciera la pena. Tensores para cuerdas, bordones de plata, bordoneras en duraluminio, etc. todo desciende de Plana Conesa. Lo único que hemos metido en catalogo que no fuera nuestro es alguna clase de tambor que el cliente ha pedido (siempre con nuestros sistemas) y puedo decir que no me gustaba, ni me gusta, pero como sabéis todos, el cliente manda.

Puedo decir que el tambor de plana conesa ha sido el tambor más copiado, en cuanto a sistemas de tensado, bordones, bordoneras, etc…

¿Qué te motivó para seguir con el negocio familiar de vuestros propios tambores?. 
Realmente pasión y ganas de trabajar en esto.  Me gusta y disfruto haciéndolo, aunque a veces pienso que me ganaría la vida mejor en otro trabajo ( Se me pasa enseguida cuando cojo en mis manos el siguiente tambor).

Es un trabajo que me llena, pues no paro de hacer cambios, innovar e intentar hacer crecer la empresa de mi familia.

¿Qué recuerdos guardas de los primeros pasos de Plana Conesa?. 
Sobre todo recuerdo a mi padre, muy tarde por la noche  colocando bordones, a mi madre cortando y fabricando correajes…  sin duda lo que más recuerdo es trabajo y más trabajo. Yo a muy pronta edad, recuerdo veranos en el taladro, con la lima etc.  Trabajos que yo quería hacer y mi padre me permitía. Eran trabajos que reunían a la familia, además de mis padres, también estaba mi hermano, quien era el encargado de los bombos.

El taller era pequeño, donde a veces no cabíamos de tanto tambor.  Los bombos se fabricaban al otro lado, también con poco espacio. En aquellos años se forjó lo que hoy es Plana Conesa. Trabajo duro y dedicación hacia el cliente.

¿Actualmente en qué tipo de mercado se mueve Plana Conesa, acudes a ferias, exposiciones, etc.?. 
El mejor mercado que puedo tener es el que tengo, y es la recomendación de un cliente a otro.
Este cliente viene sabiendo lo que quiere y donde lo compra, no tengo que convencerle de nada, ya conocen la marca.

Es cierto que acudimos a dos ferias al año, una es un encuentro provincial en Castellón y otra el domingo de ramos en Hijar. En esta ultima la verdad es que tenemos años en los que no podemos llevar prácticamente tambores por las fechas, ya que todo ha sido vendido con anterioridad.

A la hora de arrancar con un nuevo proyecto o diseño, ¿cuál es el primer paso que das junto con el cliente?.
Realmente me gusta que el cliente me dé sus opiniones ( buenas o malas ) y de ellas aprendemos, ya que no todo el mundo usa este instrumento de la misma manera.

De estas opiniones sacamos nuestras conclusiones, y decidimos un diseño. Pero debo decir que hoy, el diseño de algo raro o distinto solo sirve para hacerse una publicidad engañosa, la importancia de un buen sonido, un buen acabado y la garantía de que tienes un buen tambor prevalece ante todo.

Los verdaderos diseños y cambios en mis tambores casi siempre están ocultos.  Puedo decir que cada año se hacen varias modificaciones que nadie se da cuenta. Estas tratan siempre de mejorar aspectos, como sonido, durabilidad, etc…

¿Hasta qué punto es importante la preparación previa de un proyecto para dotar de personalidad propia un instrumento?.
Realmente mucha, aunque te puedo decir que uno de mis prototipos tarde 15 minutos en sacarle medidas y tenerlo listo para pedir el material y empezar a fabricarlo. Eso si, detrás tuve mucho tiempo el diseño en mi cabeza. Este es un tambor totalmente hecho de fibra de carbono, con un sistema de tensado que permite tensar al máximo parches muy duros y gruesos. Lo que se denomina tambor marching, pero con un bajo peso además de un doble volumen interior, que nos permite un sonido aumentado por dos. De echo, es único en el mundo, pues no he visto nunca nada parecido.

Aunque en cuanto a la personalidad la dará el propietario del tambor, con su ajuste, marcará los aspectos únicos de su instrumento.

En el tema de maderas, parches y metales, ¿tienes predilección por alguno en concreto?.
En cuanto a maderas no suelo usar ( solo se usan en bombos ), aunque si he fabricado tambores de casco o caja de madera, no me parece lo más adecuado para este tipo de tambor. Un buen sonido lo puede dar una madera de gran dureza, por lo tanto muy pesada, asunto difícil en estos años ya que cada vez nos piden tambores más ligeros.

Los parches de poliéster, se extienden mucho. Pero yo no soy quien le dice a un cliente cual debe llevar por beneficio mío de uno u otro.  Si no que yo aconsejo y el decide, así debe ser.
Si que te puedo decir, que un tambor está hecho para que su sonido salga por el parche bordonero, y esto se consigue con un parche de tambor. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que  ya en los 80 se usaron parches de 125 micras para esquivar un mal sonido o engañar al comprador. Hoy lamentablemente se sigue haciendo. Un tambor debe sonar con un parche de 175 micras o más, si no, algo falla.

Sobre los metales empleados si que me podría alargar mucho, aunque solo diré un secreto de plana conesa, la numeración de dichos metales. El acero, el aluminio, el latón, todos tienen algo especial y no me sirve cualquiera.

¿Y en medidas y durezas?. 
Las medidas realmente si han sido dadas por el cliente, medidas que por edades son  las más comunes.

Sí que es verdad que en plana conesa se usan siempre medidas estándar españolas y también inglesas. Por este motivo algunas de nuestras medidas no las fábricas ingleses y americanos. Por esto no dejan de ser medidas estándar.

Por ejemplo una medida muy normal en España y que no se utiliza en ningún otro sitio es la de 370 mm, medida usada en el ejército, hoy en declive pues las marcas más comunes no las fabrican. Por suerte en España estamos fabricantes de parches que si tenemos y distribuimos todas las medidas.

Es verdad que el que ha empezado en estos años a montar tambores usara las medidas inglesas, pero nosotros empezamos en los 70, donde había más diversidad, podíamos elegir la que mejor le encajara al cliente. Esto mismo ha pasado con la tornillería, pues en esos años, whitworth era la rosca más común y fácil de conseguir, hoy en declive con la más normalizada métrica. Esto la verdad es que nos perjudica, pues ahora es mucho más cara, aunque no le perjudica a nuestro cliente pues la tornillería está garantizada de por vida en nuestro instrumentos.

José Antonio, ¿te has planteado alguna vez utilizar endorsers para potenciar tu marca?.
No, la verdad. Es algo que no he pensado.

¿Cómo ves a largo plazo el futuro de los tambores artesanales en nuestro país, crees que los medios especializados ofrecen suficiente cobertura a los artesanos?.
Evidentemente, es complicado que este tipo de trabajos tengan un futuro fácil. Ya no en los tambores, si no en cualquier oficio artesanal.  Un trabajo artesanal tiene un valor muy alto debido a sus horas de trabajo, y esto es lo que no se paga, el cliente final no es consciente de ello. Es doloroso ver como muchos productos artesanales tienden a desaparecer.
Por esto mismo, es lógico que cada vez tengamos más maquinas que hacen alguna de nuestras labores.

¿Nos hemos dejado algo?.
Bueno, lo que realmente me gusta es que el cliente sepa mucho sobre el tambor y bombo, así, saben elegir como también ajustar.  Pero claro me podría alargar mucho y aburrir a más de uno.
El ajuste es muy importante, ya que un mismo tambor en unas manos u otras cambiará por completo.

El tambor se ajusta fácilmente pero  lamentablemente no todos sonaran bien ya que no se hace correctamente. Tengo muchos clientes que después de que yo mismo ajuste su tambor, quedan asombrados pensando que algo he cambiado, y no es así, solo ajuste correcto.

Desde plana conesa no sale un tambor que no me guste su sonido o alguna pieza no esté correcta, por este motivo si su ajuste es bueno su sonido también lo será.