Hablar de mi paisano y amigo Raúl Frayle es describir a una persona maravillosa, entregada al cien por cien a la música y su difusión. Un músico que se mueve como pez en el agua por numerosas disciplinas y cuya carrera musical está en contínuo crecimiento. Desde hace unos años Raúl es el director musical y batería de Huecco, además de haber acompañado a otros artistas a lo largo de su dilatada trayectoria, como por ejemplo Mikel Erentxun, Alex Ubago y Complices. El año pasado lo pudimos ver en La Rioja Drumming Festival protagonizando una de las mejores masterclass que se recuerdan (esguince incluído). Pero dejemos que sea él quien nos lo cuente.

Bienvenido Raúl, ¿a qué edad empezaste a tocar la batería?.

Comencé a golpear tambores siendo un crío. A los 8 años ya estaba dando clases de solfeo y recuerdo que, casi al mismo tiempo, empecé a construir mis “juguetes-baterías” con los tambores que iba reuniendo de mis regalos de cumpleaños y de los Reyes Magos. Siempre sentí atracción por la música y muy especialmente por el sonido de la percusión: la caja, el bombo, los platos, los toms… En mi pueblo natal, todo se celebraba con música gracias a su pequeña bandita dirigida por Don Ismael García, un hombre entrañable, que me introdujo para siempre en este mundo de las corcheas de la mano de los cuatro tomos de solfeo del método Hilarión Eslava; bufffff, muy duro….jjjjjjj… y así, sin darme cuenta, me fui quedando enganchado a la batería.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.

Aunque, como ya he dicho, desde niño tenía claro que me gustaba la percusión, lo que me dio un empujón definitivo y sin retorno hacia la batería, fue el fatal accidente en el que murió quien era el baterista de la agrupación musical en mi localidad. Esto hizo que tuviese que dejar de jugar a ser un baterista y pasar a tomar clases aceleradas y sentarme en el sillín de un vieja batera marca “Jazz” para tocar ya de forma profesional. Lo recuerdo perfectamente, todo esto sucedió en las fiestas de Navidad en que cumplí los doce años. Tuve que tocar cada tarde en sesiones de dos horas acompañando a un saxofonista durante cinco días seguidos y también tuve que hacer pasacalles con gaiteros, cada mañana y cada noche de esos cinco días, con un frío que se congelaba hasta el aliento. Desde entonces he andado con baquetas por la vida; aunque he estudiado y tocado otros instrumentos: trompeta, piano… jamás he abandonado los tambores.

¿Cuáles fueron tus principales referencias a la batería en tus comienzos?.

Fermín Villaescusa, padre de Jorge Villaescusa (actual pianista-director musical de Sergio Dalma) y Toni García, un prestigioso percusionista y educador de Zaragoza, fueron mis primeros profesores. Con ellos profundicé en el aprendizaje de la técnica, los rudimentos, la independencia, etc. De ellos también heredé algunas obsesiones que aún hoy me acompañan: la del respeto por la música, el aprovechamiento de los tiempos de estudio y, sobre todo, la obsesión por prepararme para la polivalencia estilística. Toni me solía decir “…escucha todo tipo de músicas, toca todo tipo de estilos musicales y procura rodearte de músicos mejores y más veteranos que tu…se poroso… no tengas prejuicios…y aprende continuamente”. Así que, en la medida de lo posible, le hice caso y sus recomendaciones me llevaron a escuchar jazz, funk, copla, pop, reggae, rock, latin…y todo eso de manera casi compulsiva.

Así descubrí y sigo descubriendo a mis principales referencias internacionales y nacionales: Buddy Rich, Art Blakey, Steve Gadd, Peter Erskine, Billy Cobham, Steward Copeland, Vinnie Colaiuta, Victor Indrizzo, Benny Greb, Changuito, Horacio “el Negro” Hernandez y los nacionales Vicente Climent, Carlos Carli, Salvador Niebla o Pedro Barceló entre otros muchos. De cualquier modo, adoro la sensación de sentirme ansioso por seguir aprendiendo, de saberme un eterno aprendiz de músico. Me siguen impresionando por igual, las virguerías de los grandes monstruos bateríticos, como los detalles de otros compañeros de mucha menor repercusión mediática; de esos que no conoces, de los que nunca has oído hablar y que, cuando los escuchas, te hacen girar la cabeza y hacen que te sientas bendecido por haber tenido la oportunidad de saborear su arte.

Dinos un batería que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.

Amigo mío, por desgracia, son muchos a los que aún no he tenido la suerte de escuchar en directo; me refiero a escuchar tocando música con una banda, no haciendo “circobaterísticosolístico”….jjjjjj…. pero, a lo que íbamos, si tuviese que elegir alguno, me decanto por Mr. Gadd. Este hombre ha sido una figura totémica de la batería desde hace más de tres décadas; ha grabado cientos de discos y ha tocado para: Frank Sinatra, Paul McCartney, Paul Simon, Joe Cocker, Chick Corea, Eric Clapton, Manhattan Transfer, Al Di Meola, Manhattan Jazz Quintet, Michel Petrucciani, ect. etc. etc. …alguien da más?? Y lo mejor del caso es que lo ha hecho sin estridencias, todo desde la simplicidad, poniendo por delante el buen gusto, un buen groove y una tímbrica muy cuidada de cada elemento de su batería; consciente de que el músico y el instrumento han de estar al servicio de la música, chapeau por él.

Así que, SI, quiero ver YA a Steve Gadd en directo. Hago desde tu blog un llamamiento por si a alguien le sobra una entrada para ver un concierto del world tour de Eric Clapton, en el que anda enrolado al frente de los tambores el bueno de Gadd…que me la pase…sabría agradecerlo…jjjj…ah, y no me digáis que está ahora en los cines el concierto-documental de “Mano lenta” en el Royal Albert Hall de Londres, porque eso ya lo he visto…y no me vale, el directo es otra cosa, ya me entiendes.

¿Qué formación tienes en batería y percusión, técnicamente hablando?.

Mi formación como baterista ha transcurrido en paralelo a mi formación como percusionista de clásico. He pasado por los conservatorios de Logroño, Zaragoza, Salamanca y el aula superior de musicología del Royal Holloway College de Londres. A la par, como te comentaba he recibido clases de batería no regladas de la mano de varios profesores. Algunos ya los he mencionado anteriormente y otros de mis maestros han sido: Pete Best, David Barcos y, el tristemente fallecido, Carlos Carli. Creo que en mi casilla de aciertos está el haber elegido profes que pudieran paliar los puntos débiles que yo iba detectando en mi forma de tocar: mientras con uno palié aspectos relacionados con el fraseo lineal, con otro me centré en trabajar pies e independencia, otro fue fundamental para aprender a preparar repertorios…y así.

Sin embargo y por el contrario, en mi casilla del debe, está el no haber profundizado en algunos estilos y mundos que siempre me han parecido igualmente interesantes, como por ejemplo el de la batería folk contemporánea. Pero como soy de los que piensa que no hay que dejar de formarse, en cuanto pueda contactaré con mi amigo Aleix Tobías (Coetus, Eliseo Parra, María Del Mar Bonet etc.) para ir poniéndome al día.

¿Sigues una rutina continuada de estudio?.

Procuro que todo lo que hago cada vez que entro en el local y me siento en el set, tenga sentido, tenga un objetivo. Suelo calentar con rudimentos independientes de manos y pies durante quince o veinte minutos a diferentes velocidades (siempre con metrónomo). A partir de ahí centro mi atención en el plan de trabajo del día: unas veces consiste en preparar repertorio para los directos, otras veces en ir armando las baterías para alguna grabación y otras, simplemente, me dedico a trabajar algún estilo en el que quiero profundizar y seguir progresando para sentirme más cómodo a la hora de tocarlo.

Háblanos de tu kit actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué batería usas, platos, hardware, baquetas, etc. y por qué?.

Habitualmente trabajo con dos sets, ambos son DW de la serie Collector fabricados en madera de maple. Mientras uno es más estándar de medidas (22”x16”, 10”x8” 12”x9” y dos floor toms de 14”x14” y 16”x16), otro es un poco más especial y fusionero (20”X18”, 10”x7”, 12”x8” y tom base flotante de 14”x12”). Ambos me tienen loco porque me encanta como suenan y lo versátiles que son. Les suelo montar parches EVANS G2 en el bateador, tanto en su versión Coated como en la Clear, dependiendo del estilo de música que valla a afrontar, y los EVANS Resonant Glass en los resonadores de todos los toms. En el bateador del bombo monto habitualmente el EMAD2 Clear, también de EVANS.

Con respecto a las cajas soy partidario de cambiar de medidas y materiales dependiendo del estilo musical para el que las elija y también me gusta tener en cuenta aspectos que no se debieran pasar por alto, como por ejemplo la tímbrica general del resto de la banda. Este instrumento condiciona muchísimo el sonido total resultante en la bate; así que tengo a mano cuantas cajas me es posible: desde una DW Collector de maple en medidas 14”x6”, hasta una Ludwing supersensitiva en acero de 14”x6´5”, pasando por una PDP de abedul en 10”x5´5” o una Yamaha de bronce con medidas de 14”x4”. Mis parches preferentes para las cajas son tanto el Hibrid como el Power Center Reverse Dot, ambos de EVANS.

Utilizo platos Zildjian y mezclo las series K-Custom con la A-Custom, en sus diferentes medidas, acomodándolos a las necesidades del estilo y timbre que busquemos para los temas. Los platos van montados sobre hardware de Gibraltar (serie-9609-BT).

Cuando es necesario, completo mi set con percusiones latinas y étnicas de la marca MEINL.

Las baquetas, mazas y escobillas que utilizo son de la marca VATER. En concreto las baquetas con las que suelo trabajar son de la serie Rock para estilos más pesados y la serie Manhattan para tocar estilos jazzeros.

¿Qué importancia tiene el apoyo de las marcas para un baterísta?.

En mi opinión, son un apoyo fundamental, ya que el respaldo de las marcas no solo nos ayuda a proyectar nuestra imagen profesional, sino que también nos ofrecen una cobertura impagable en momentos necesarios, fundamentalmente cuando tenemos que trabajar fuera de España. Yo me siento muy afortunado siendo endorser de DW, EVANS, ZILDJIAN, VATER y percusiones MEINL. No tengo nada más que palabras de agradecido para la gente de MusicDistribución, Gewa, Enrique Keller y BMusic por contar conmigo para llevar sus marcas.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu carrera, acompañando a otros músicos o en solitario.

Ha habido muchos momentos especiales sobre el escenario, porque uno ya va cumpliendo años y sobre todo porque estas últimas cuatro temporadas de gira con HUECCO han sido intensísimos y muy felices. Pero recuerdo concretamente dos con gran nitidez: uno acompañando artistas y otro en solitario.

El primero no se ha borrado de mi cabeza, quizá por haber sido un concierto que supuso para mi una responsabilidad extra. Me encargaron montar y dirigir una banda residente para acompañar a varios artistas: Mikel Erentxun, Alex Ubago y Complices. El bolo fue en una plaza de toros que se llenó de público hasta la bandera y, aún hoy, guardo sensaciones como el olor del camerino, el murmullo que entraba desde la arena y el graderío, el momento en que empezó a sonar la sintonía para que los músicos saliésemos al escenario… créeme, no se ha borrado casi ningún detalle de aquella noche y creo que sería capaz de tocar los más de 25 temas de aquel repertorio sin equivocarme, por muchos años que hayan pasado.

El segundo momento es mucho más reciente, fue mi participación en la décima edición del imponente festival que se monta en La Rioja en torno a la batería y a la percusión en general: La Rioja Drumming Festival y que, entre otros muchos, un tal Fran Gonzalo se encarga de organizar con un cariño y un mimo muy especial. Te suena, verdad amigo mío??…jjjjjj…Pues bien, la anécdota fue que, después de estar ilusionadísimo y haber preparado como mejor supe mi Master Class de la mañana y los temas para la sesión de la noche, unos días antes del evento me hice un esguince en el tobillo izquierdo. La lesión estuvo muy cerca de impedirme participar en el festival. Pero yo no quería perderme la oportunidad de compartir aquella jornada junto a otros compañeros a los que admiraba y admiro profundamente: Jason Rullo, Dom Famularo, Miguel Lamas o Chus Gancedo entre otros… y tiré de refranero… ”el dinero y los cojones p´a las ocasiones” …de dinero no iba la cosa, no, pero echándole ganas, un par de pastillas de adolonta a mi cuerpo y con el tobillo bien vendado salté al ruedo en el Palacio de los Deportes de La Rioja…pude hacer la clinic matinal y gozar de una experiencia brutal.

…y un disco o concierto del que te sientas especialmente orgulloso?.

Pues mira, mentiría si no te dijese que me siento feliz y orgulloso, por lo que me ha dado y por lo que he dado en cada disco y cada concierto. Con sus más y sus menos, en cada trabajo, sea de sesión o de directo, trato siempre de dejar lo mejor de mi y pongo toda el alma. Eso, para mi, ya es motivo suficiente de orgullo…después, uno ha de saber no tomarse demasiado en serio a si mismo; somos humanos no máquinas. Creo que hemos de buscar el justo medio entre tener un nivel de exigencia alto y tener una tolerancia razonable al error.

En internet, ¿utilizas las redes sociales?.¿Qué opinión te merecen?.

Si, utilizo las redes, siempre con una orientación fundamentalmente profesional. Uso Faceboock y, en menor medida, Twitter. Hoy por hoy, toca estar en las redes, que le vamos a hacer. No obstante, en descargo de estos inventos, he de reconocer que me han salido algunos trabajos gracias precisamente a internet.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura…?.

Ahora mismo estoy metido a fondo en un proyecto que me apasiona; en los próximos días terminaré de grabar las percusiones y las baterías para el cuarto trabajo discográfico de HUECCO que saldrá a comienzos del 2016.

¿Nos hemos dejado algo?.

…pues no sabría decirte…creo que no.

Solo me queda agradecerte que me hayas ofrecido esta oportunidad y desear que les haya resultado, cuando menos, entretenida la lectura de esta entrevista a los seguidores de tu Blog. Suerte a todos en vuestros proyectos musicales y en los personales amigos de “El Redoblante”.

Salud y buena música por muchos años, Fran .

Salud, maestro. Ha sido un placer tenerte en ésta, tu casa. 

error: Contenido no disponible