Desde que Plana Conesa comenzaron su actividad como fabricantes de tambores y bombos en 1974, han sido muchas las entrevistas y reportajes que los medios especializados han dedicado a esta reconocida empresa calandina. Sujetando las riendas de este negocio en contínuo crecimiento y desarrollo se encuentra Jose Antonio, perpetuando la labor que comenzó su familia hace 45 años. A continuación desgranamos su faceta más personal y no tan conocida como formidable tamborilero, en esta sincera entrevista.

Bienvenido a El Redoblante, Jose Antonio. Cuéntanos, ¿a qué edad empezaste a tocar el tambor?
Pues te puedo decir que mi primera Semana Santa con un bombo fue en 1983, el 1 de abril para romper la hora, mis padres me vistieron con una túnica morada y me colgaron el bombo. Esto significa que tenia exactamente 3 meses y 29 días. Quizá me durmiera con el estruendo y no tocara mucho, pero ahí estaba, desde muy temprano apuntando maneras. La siguiente foto ya tocando fue al año siguiente, en la misma plaza. Así recuerdo muchos de estos días de mi niñez, tocando con la cuadrilla de mi padre, rompiendo la hora y haciendo mi procesión. Por esto no creo que te pueda decir, y ni siquiera se decirlo, cuando aprendí a tocar el tambor. Quizá, fue antes de lo que recuerdo.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.
Ilusión, sin mas. Las ganas de tocar el tambor con amigos, familia etc. En mi pueblo tenemos algo que nos empuja a tocar, cuando vives y te crías en un entorno donde se respira tambor, esto se contagia de una forma que difícilmente puedes reprimir. Todo te empuja a tocar, y claro, al final te cuelgas el tambor, alguien de al lado te pica un poco y ya no puedes parar.

¿Cuáles fueron tus principales referencias en el tambor en tus comienzos?.
Bueno, te fijas en las personas de alrededor. Nadie en particular, ya que cuando tienes a cientos de personas tocando a tu lado y tu eres un crió, todos tocan bien, todos saben y todos te contagian esa euforia que origina el tambor. De más mayor te fijas más detenidamente, y sí, alguna persona se lleva el galardón, ya que sus manos, sus muñecas y el sonido que nos ofrece con un tambor parece que roza la perfección. Por suerte tengo el honor de ver tocar a mucha gente. Ya que cuando vendes un tambor lo quiere probar y te puedo decir que tenemos tamborileros que impresionan.

Dinos un tamborilero/a o cuadrilla/cofradía que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.
La verdad que he visto todo aquello que me gusta mucho, y es el toque serenado y limpio que se escucha en la Semana Santa del Bajo Aragón. Sí que es verdad que me gustaría mucho, pero mucho mucho ( por mi trabajo no puedo ) ver romper la hora en los pueblos de la ruta, sobre todo los pueblos mas pequeños, en los que pienso que guardan algo especial de nuestros inicios en el tambor.

¿Tienes alguna formación en percusión, técnicamente hablando?.
Nada de nada, oído. Sí tuve mi temporada en la que quería perfeccionar. En fin, se me pasó rápido. Pues mi afición solo me obliga a disfrutar tocando. Es verdad que no soy un virtuoso, ni lo he sido. Me ha gustado mucho, pero por falta de tiempo en las fechas señaladas no me puedo colgar el tambor prácticamente nada. Desde hace unos 6 años solo me cuelgo el tambor 1 ó 2 veces al año. Si, así es, muy duro la verdad. Incluso estuve 2 años sin poder tocar debido a un accidente que me dejo un brazo tocado, y el golpe del bombo o el tambor me producía la dolorosa imposibilidad de tocar.

¿Sigues una rutina continuada de estudio o práctica?.
Si a la practica podemos hablar de manipular instrumentos de percusión, sí, de 7 de la mañana a no se sabe que hora. También pruebo algún tambor, aunque no mucho tiempo, a veces ni siquiera necesito una baqueta para comprobar su sonido. Ya me gustaría ya.

Jose, háblanos de tu tambor actual por favor. ¿Nos puedes detallar qué tambores usas, tipos de palillos, parches, correas etc. y por qué?.
Pues es de un fabricante de Calanda, de Plana Conesa (jajajajaja). Si te soy sincero, creo que no tengo un tambor determinado. Ahora mismo tengo sólo 1 tambor. Uno de latón grabado con ácido de 1996, un tambor que pesa unos 5 kg. Aunque lo que he usado estos últimos años ha sido tambores de fibra de carbono. Creo sinceramente que no existe algo mejor, buen sonido, poco peso y ademas, es bonito.
Palillos utilizo un modelo que tenemos hace años que llamo los suizos. Estos son el tipo que utilizan alguna guardia muy conocida con tambores de doble aro y parches con mucha tensión. Son largos, no muy gruesos y con una cabeza que te deja jugar y disfrutar.
El parche, suelo usar 175 micras, aunque estoy montando ahora una medida novedosa que es 150 micras, y creo que es muy acertado.
La correa, no tengo duda, pues no uso otra desde los 8 años, correa cruzada a un mosquetón.

¿Qué importancia crees que tiene el tambor, culturalmente hablando?.
El tambor es importante en muchas culturas, es posiblemente el primer instrumento inventado. Algo con lo que golpear a otro algo, y voilá, ya tenemos tambor. En nuestro país existe en distintas formas, y la nuestra ( la del Bajo Aragon ) posiblemente sea la mas extendida a nivel nacional. Esto, al final, crea un vinculo entre todos nosotros.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu trayectoria como tamborilero o artesano, acompañando a otros tambores o en solitario.
Bueno, por suerte vivo en el pueblo de Luis Buñuel, y esto ha condicionado que los tambores de Calanda viajen para poder enseñar nuestra tradición y lo que Buñuel plasmó en alguna de sus películas. Así yo me he desplazado a algunos lugares a vivir esta experiencia. También he sido tambor oficial en las jornadas del tambor en varios pueblos. Todo esto se acaba cuando tienes una responsabilidad de trabajo que no te permite ya poder desplazarte varios días. Y como artesano, podría decirte más de alguna vez que estaba de visita en alguna población lejana a la mía, y escuchar tambores, ” ostras tambores ” e ir corriendo a verlos tocar. ¡Sorpresa! sí, todos esos instrumentos los había construido yo.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura… tamborilera?.
Pues visto mi dificultad para poder tocar un largo periodo de tiempo, lo que quiero es ¡¡¡TOCAR EL TAMBOR!!!. Sólo eso, no pido mucho, solo de vez en cuando colgarme el tambor sin mirar el reloj.

¿Nos hemos dejado algo?…

Supongo que no, solo decir a los que les gusta el tambor que toquen, que toquen todo lo que puedan.

error: Contenido no disponible