Hoy visita El Redoblante el reconocido tamborilero de Alagón, Javier Castiñeiras. Con una experiencia abrumadora y habiendo disfrutado de una trayectoria plagada de éxitos y tradición cofrade, Javier nos desgrana sus vivencias a continuación.

Es un honor abrir las puertas de este espacio a uno de los mejores tambores que ha parido Aragón.

javi castineiras¿A qué edad empezaste a tocar el tambor?
Empecé allá por 1989, así que, el próximo año serán 30 los que llevo disfrutando con el tambor.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.
Desde un primer momento tuve claro que el instrumento que quería tocar era el tambor. Enseguida controlé la base de los toques (aquí decimos “tener oído”) y los ritmos de los bombos, por lo que quise complicarme un poco más y decantarme por el tambor.

¿Cuáles fueron tus principales referencias en el tambor en tus comienzos?.
Mis referencias siempre han sido los jefes de tambores que han ido pasando por la cofradía, entre ellos puedo acordarme de Javi Tajahuerce y Oscar Monzón. También he aprendido de todos aquellos que iban haciendo cosas distintas a lo que nosotros hacíamos para poder ir evolucionando.

¿Perteneces a alguna cofradía o agrupación de tambores?
Pertenezco a la cofradía del Cristo Yacente de Alagón.

Dinos un tamboriler@ o agrupación/cofradía que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.
No es que tenga especial admiración por ver a un grupo, cofradía o a alguien en concreto en directo, ya que disfruto viendo a todos grupos, sean de donde sean. Descubrir una técnica de redoble o poder tocar un tambor de Baena, Mula, Hellín ….. con mis buenísimos amigos de L´Alcora, ……. compartir y aprender de cuanta más gente mejor y como resultado……. la unión entre las diversas formas de interpretar el tambor y bombo en cada una de las comunidades, creando lazos, encuentros, reencuentros. Esto es lo que más me motiva, me engancha y me apasiona.
Me gustaría hacer un guiño al reconocimiento por parte de la UNESCO de que nuestras tamborradas han sido incluidas en la “Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.
Felicidades a todas las localidades integrantes en el Consorcio Nacional del Tambor y el Bombo, así como a otras Tamborradas del territorio nacional por la entrega, ilusión y emoción que año tras año, hace que nos reunamos y hagamos “rufar”, “machacar”, “redoblar”, ….. a nuestros Tambores y Bombos, ya no sólo a nivel nacional, sino que desde ahora también, a nivel mundial.

¿Tienes alguna formación en percusión, técnicamente hablando?.
No tengo ningún tipo de formación en percusión.

¿Sigues una rutina continuada de estudio o práctica?.
Lo que sí hacemos es componer todos los años toques de concurso, se intenta que cada año sea distinto y ello nos hace estar ensayando de forma continuada desde noviembre hasta abril.

Háblanos de tu tambor actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué tambores usas, tipos de palillos, parches, correas etc. y por qué?.
Mi actual tambor es un “Ventero” de Francisco Pina de fibra de carbono y aro plano. También tengo uno de fibra de vidrio color blanco y otro microperforado, negro también con aro plano, y de Francisco Pina. Y el primero con el que empecé, un Plana Conesa de aluminio.
Parche de 175 micras de Percussion-Crisvier, proporcionado por mi amigo Jose Mª Gascón, transparente. Correa de cuero negro cruzada, tradicional, que me permita ladear bien el tambor.
Para el tema de las baquetas si que soy más especial:
– Para concursar, me gustan las baquetas de haya con bola redonda porque eso permite hacer más tipos de combinaciones y redobles, gracias a su ligero peso.
– Para procesionar, baqueta con avellana de tamaño importante, de bubinga o carrasca, por su ganancia en volumen y mayor rebote.
La baqueta izquierda suelo rebajarla para que pese ligeramente menos que la de la derecha. Me gusta acomodar cada uno de los dedos que agarran la baqueta lijando la posición exacta de cada uno de ellos y conseguir mayor movimiento con menor trabajo de la muñeca.
Me gusta tensar el tambor sólo cuando es preciso, no tensarlo todos los días, ya que me gusta que el sonido tenga un “quejido” o “rajado”, como pueden tener los tambores del bajo Aragón.

¿Qué importancia crees que tiene el tambor, culturalmente hablando?.
Es el instrumento musical más importante de la historia, presente en todas las culturas, en todos los continentes, sea para fines musicales, comunicativos, rituales y cientos de usos en que vemos la presencia del tambor.
Además, es el más antiguo, nació en la prehistoria y ayudó a comunicarse cuando aún casi no existía un lenguaje establecido y reconocido.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu trayectoria como tamborilero, acompañando a otros tambores o en solitario.
Es difícil destacar un momento en casi 30 años que llevo aporreando el tambor, pero lo que sí puedo decir con orgullo, que ir con mi grupo, allá donde quiera que sea, disfrutarlo y vivirlo es de las cosas que más me llenan en la vida.
Si debo quedarme con algo, me quedo con las actuaciones en los concursos de este año 2018, saliendo victoriosos en dos de tres y haciendo una muy buena actuación en el concurso de Zaragoza. El mayor culpable ….,a quien me veo en la obligación de nombrar es a Manuel Manero, actual jefe de la sección. Un talento innato. Te invito a que lo entrevistes ….. un crack,…….GENIO Y FIGURA.
También fue clave para mí el apoyo incondicional de mi amigo y escudero, Sergio Serrano que ha sido mi sombra durante los 12 años que estuve como jefe de sección. Si él no hubiera aparecido, habría abandonado la cofradía con 18 años y me hubiera perdido todo lo que he vivido hasta ahora. Más que un amigo.
Tampoco olvidaré la primera vez que me tocó redoblar el toque lento para Semana Santa. Viernes Santo, Calle Mayor de Alagón, por aquel entonces la gente abarrotaba las aceras, ese día no fue menos…. Yo jamás había redoblado, y en mitad del toque más solemne que tiene la cofradía, el jefe de la sección (Óscar Monzón) rompe el parche y al momento oigo su voz que me dice …”venga pequeño, que no se caiga el toque”. Aún hoy, se me ponen los pelos de punta.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura… tamborilera?.
Mi próximo proyecto?, ….. yo creo que lo mejor que puedo hacer es seguir disfrutando con mis compañeros y amigos de la cofradía del Cristo Yacente, siempre he valorado la importancia que tienen en mi vida, ya que compartes más tiempo con ellos que con muchos de tus familiares.
También disfruto mucho con la percusión étnica, djembé, darbuka, cajón flamenco, congas ……. No descarto ir aprendiendo poco a poco cada uno de ellos. Y por supuesto, seguir con mi guitarra española que cada vez me gusta más.

¿Nos hemos dejado algo?…
Me queda agradecerte todo lo que estás haciendo por el tambor y el bombo, estás consiguiendo que todos nos conozcamos más, estás creando un lugar en el que todos podemos, intervenir, opinar, intercambiar……., y para invertir tanto tiempo con tanto entusiasmo e intensidad, como tu lo haces, sólo se consigue gracias a tu sangre tamborilera, que recientemente descubriste y que está claro que te apasiona. Felicidades por la página, y gracias por hacer que estemos todos, a quienes vemos el tambor como una forma de vida, mucho más cerca.

Amén, Javier.