A pesar de su juventud, el nombre de Iván Ramírez es de sobra conocido en la escena rock de nuestro país. Este talentoso batería navarro ha formado parte de formaciones tan destacadas como Red Wine, Ebony Ark, Belén Arjona, Skizoo, Santelmo y actualmente Sinaia. Un músico que fue descubierto por el gran Big Simon (te echamos mucho de menos, maestro) y cuyo buen hacer, disciplina y demostrado arte le han llevado a recorrer mil y un escenarios, pero dejemos que sea el propio Iván quien nos cuente su particular historia.

Iván, ¿a qué edad empezaste a tocar la batería?.

Recuerdo que todo comenzó con 17 años, justo después de terminar el grado medio de oboe en el conservatorio. Hasta entonces toda la música que había escuchado era clásica, y por aquél entonces empecé a interesarme por el rock. Costó trabajo comparar mi primera batería, ya que estuve un verano entero cerrando botes de pimientos para poder comprarme una Thunder negra y tres platos Paiste 302. Curioso fue el hecho de montar la bateria y poder tocar ya muchos de los ritmos de mis grupos favoritos en esa época. ¡No pensaba en otra cosa!.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.

Siempre me había gustado la percusión pero nunca me había puesto a ello. Fue en un festival de música donde pude ver un baterista tocar, pero desde la parte trasera. Eso me impactó tanto que al día siguiente empecé a investigar sobre este instrumento… hasta el día de hoy. Ese baterista era Iban Zugarramurdi, actualmente en Esne Beltza y a día de hoy, tengo grabado ese concierto completo en mi cabeza.
Anteriormente con mis padres siempre íbamos a ver a txarangas de la zona de Navarra y La Rioja donde ahí me viene muchísima afición a la percusión. Me podía pasar horas viendo tocar al cajista.

¿Cuáles fueron tus principales referencias a la batería en tus comienzos?.

Bueno pues en mi primera época sólo llegaba a mis manos rock estatal y fundamentalmente vasco. Escuchaba a Roberto (S.A) Juan Carlos (Koma) Iban Zugarramurdi (SuTaGar), y cuando fui tomándomelo en serio, todo el que salía en las revistas de batería me lo escuchaba. Recuerdo comprar VHS’s de Dennis Chambers, Simon Philips o Mike Portnoy o la discografía de Police para poder escuchar a Stewart Copeland. Toda esta música era nueva para mi.
Tengo un montón de recuerdos de estos videos, como la velocidad a la que tocaba Dennis Chambers en su mítico “In the pocket”. No entendía practicamente nada de lo que hacía, y pensaba que esa agilidad con la que movía las muñecas sería incapaz alcanzarla jamás.

Dinos un batería que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.

Por suerte, donde yo vivo se lleva haciendo muchos años “La Rioja Drumming Festival” y han traído decenas de baterías de élite. Pero así a bote pronto, me queda por ver a Steve Jordan, uno de mis favoritos, junto a Dennis Chambers.

¿Qué formación tienes en batería y percusión, técnicamente hablando?.

Estudié un par de años con un profesor de Vitoria (Luis Angel Tellería), donde me enseñó una buena base y cómo estudiar este instrumento. A él le debo muchísimo, recomiendo a este gran pedagogo. A partir de ahí, reconozco haber sido disciplinado y ordenado a la hora de estudiar, sobre todo técnica y tempo. Creo que es fundamental para salvar cualquier situación un buen agarre, velocidad y limpieza técnica. A posteriori viene lo más complicado, la musicalidad.

¿Sigues una rutina continuada de estudio?.

Ahora mismo no, ya que mi otro trabajo me ocupa buena parte de la semana, pero siempre que tengo un hueco, por pequeño que sea me centro en algo muy concreto. Cuando puedo ir al local practico rutinas de técnica para mantener el nivel físico y ejercicios orientados al groove para asentar el tempo. También trato de tocar sobre música sin batería y muchos fines de semana actúo con mi grupo, lo que me ayuda a no perder esa chispa del directo.

¿Agarre tradicional o paralelo?… ¿por qué?.

Prefiero el tradicional, ya que me encanta este agarre. Lo utilizo principalmente para estudiar técnica porque me siento más cómodo, quizás por la asimetría que crea. Hay un cambio notable cuando varías la posición de paralelo a tradicional en el sonido, por eso cambio la posición según el estilo que toque. Por ejemplo para rock, utilizo el agarre paralelo ya que personalmente consigo más pegada.

Háblanos de tu kit actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué batería usas, platos, hardware, baquetas, etc. y por qué?.

Actualmente toco con una Sonor Select Force al que le añado una caja Symphony de Sonor también. Llevo esta serie de Sonor porque se ajusta a la perfección al estilo que hago en directo. Para grabar, o para otro tipo de música he utilizado la serie Prolite y SQ2. Creo que Sonor no necesita ninguna presentación, ya que se ha ganado a pulso por su sonido y belleza estar en lo más alto.
En cuanto a platos utilizo Sabian, otro gigante mundial. El cambio con respecto a otras marcas que utilizaba anteriormente ha sido abismal. Mi serie favoria es AAX Xplosion aunque también utilizo un hi hat HH. Insisto en la serie AAX Xplosion, un plato con respuesta rápida y brillante.
Y con lo que respecta a baquetas, utilizo Vic Firth modelo 2B. Al igual que Sonor y Sabian, Vic Firth está en la élite y ese balance y acabado de sus baquetas son inmejorables.

¿Qué importancia tiene el apoyo de las marcas para un baterísta?.

Dejando a un lado el apoyo económico, que es muy importante, tienes la seguridad de tener un equipo de personas que te van a ayudar en todo lo que tú les pidas. Una batería para grabar, unos platos para un determinado concierto etc… Esos préstamos para mí son importantísimos.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu carrera, acompañando a otros músicos o en solitario.

Mi etapa con Skizoo y Belén Arjona fue un alivio para mi profesionalmente hablando. Cuando te cuento más arriba que vi a un batería tocar desde la parte trasera de un escenario me dije a mi mismo; quiero estar ahí arriba, quiero que la gente cante los temas que estoy tocando y ver cuál es esa sensación.
Dejé todo por ello, incluso familia y amigos ya que me trasladé a otra ciudad y al final llegó el día. Llegó la oportunidad de tocar en escenarios gigantes donde veías miles de cabezas cantar las canciones que tú estabas tocando. Ese sentimiento se queda ahí para toda la vida.

… y un disco o concierto del que te sientas especialmente orgulloso?.

Mi último disco con Sinaia. Es como mi hijo, es un proyecto que he creado junto a otros miembros con un cariño especial. Casi siempre había tocado para otros pero cuando creas algo tuyo es diferente, ya que la sensaciones son mucho más emotivas.

En internet, ¿utilizas las redes sociales?.¿Qué opinión te merecen?.

Muy poco, siendo sincero. Las utilizo pero con mi otro trabajo, que nada tiene que ver con la música. Creo que es un medio de promoción extremadamente barato que hay que aprovechar, aunque también creo que hay un exceso de información y eso puede tener un efecto contraproducente.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura…?.

Se llama Sinaia y como dices en la pregunta es una aventura y loca, muy loca tal y como está el panorama ahora mismo. Como bien he dicho anteriormente hay una sobreinformación de noticias, música… y eso a veces hace que pases por alto un buen libro, grupo musical, artículo etc. Hace años que no evoluciona un grupo novel como se hacía antaño.
A parte de Sinaia, tengo alguna que otra cosa entre manos que espero poder anunciar pronto referente a las marcas con las que toco.

¿Nos hemos dejado algo?…

Seguro que algo nos dejamos, pero casi que lo hablamos un día tomando unas cervezas 😉
Enhorabuena por el trabajo que haces, gracias por darme la oportunidad de estar en El Redoblante y abrazos para todo el mundo.

De acuerdo Iván, vamos poniendo a enfriar esas birras. 

error: Contenido no disponible