Protagonizando la primera entrevista de este recién estrenado 2020 se encuentra el excelso tamborilero Damian Aguilella, presidente de la asociación Tambors de Passió de Almassora, célebre por sus diferentes éxitos en certámenes, concursos e innumerables actos en los que llevan participando desde su fundación, en 1990. Nos lo cuenta el propio Damian a continuación.

Bienvenido a El Redoblante, Damian. Cuéntanos, ¿a qué edad empezaste a tocar el tambor?
La atracción por el mundo de los tambores y la percusión me vino desde bien pequeñito. Con 4 añitos ya daba buena cuenta de los tambores de detergente Colón que, colocados estratégicamente a modo de batería, destrozaba literalmente con un par de destornilladores que mi abuelo guardaba en su cajón de herramientas.
Desde entonces, entre baterías de juguete y tambores de detergente pasé mi niñez.
No fue hasta los 16 años, a finales de 1990, cuando tuve la oportunidad de tocar mi primer tambor al ingresar en la Hdad. Del Stmo. Cristo del Calvario de Almassora. Y desde entonces, aquí sigo.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?
Pues no sabría explicarte. Es como una fuerza interior que me llamó, desde bien pequeño a exteriorizar los sentimientos más interiores en forma de ritmos y melodías sonoras. Nuestro propio corazón late con una cadencia acompasada y casi perfecta, nuestra respiración, nuestros pasos al caminar, el chasquido de nuestros dedos, los aplausos, el tic tac de un reloj, …. Todo lo que nos rodea está lleno de patrones rítmicos, todo lo que tiene vida, es percusión. Tal vez sea por eso que elegí el tambor como mi forma de expresar sentimientos.

¿Cuáles fueron tus principales referencias en el tambor en tus comienzos?.
En el mundo del tambor semanasantista me empapé muchísimo de grandes grupos legendarios como: 7 Palabras de Zaragoza, Casa del Tambor de Teruel, Oración del Huerto de Teruel, Cuadrilla La Esperanza de Híjar, Cuadrilla Santo Entierro de Híjar,…y un largo etcétera de grupos y cuadrillas sobretodo bajo aragonesas.

Dinos un tamboriler@ o agrupación/cofradía que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.
Afortunadamente he tenido el placer y el honor de escucharlas a casi todas y de todas me llevo excelentes sensaciones.
Quizá me gustaría poder viajar en el tiempo, regresar al pasado y poder escuchar en vivo las dos cuadrillas más emblemáticas de Híjar, Esperanza y Santo Entierro, así como la Cuadrilla del Gran Tomás Gascón.
En la actualidad muero de ganas por escuchar en vivo al maestro percusionista DAVID SÁNCHEZ. Está tocado por la varita mágica de los grandes, y lo que hace es admirable. Quiero verlo en vivo YAAAAAA!!!!

¿Tienes alguna formación en percusión, técnicamente hablando?.
Si. Tengo el grado medio en percusión por el Conservatorio Profesional de Música Francisco Tárrega de Castellón, con el profesor D. Vicente Vinaixa Ballester. Sin duda los mejores años de mi vida, donde compaginaba la percusión con mi otra pasión, como buen valenciano, las bandas de música.

¿Sigues una rutina continuada de estudio o práctica?.
Pues desgraciadamente no tengo mucho tiempo para practicar o estudiar.
El tiempo que saco, lo dedico a enseñar a mi cuadrilla y a las escuelas de pequeños y adultos que tenemos en Tambors de Passió.

Háblanos de tu tambor actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué tambores usas, tipos de palillos, parches, correas etc. y por qué?.
Estoy abonado a Jose Antonio Plana Conesa. Que me perdonen los demás artesanos, pero Jose Antonio, ha heredado la maestría de su padre y a eso le ha añadido la tenacidad y ambición del joven y arriesgado empresario, sin descuidar nunca sus orígenes. Digamos que una mezcla explosiva de artesanía y tecnología que me encanta y me parece excepcional.
Tengo un 38cm de fibra de carbono de Plana Conesa, palillos calandinos, parche blanco 190 micras y correa cruzada.

¿Qué importancia crees que tiene el tambor, culturalmente hablando?.
Toda. Lo he comentado antes. La vida en sí es percusión, es ritmo, es cadencia, el sonido de una máquina con una cadencia perfecta, el tic tac de un reloj, los latidos de nuestro corazón, todo es percusión, todo es tambor y bombo.
España está plagada de pueblos que viven por y para el tambor y esa mancha se extiende a ritmo exponencial por otras zonas con no tanta tradición. Mucha gente vive también del mundo del tambor, por tanto económicamente también es importante a nivel nacional.
La guinda de esta importancia cultural la puso hace un año la UNESCO, nombrando las Tamboradas como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad. No hay mucho más que decir.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu trayectoria como tamborilero, acompañando a otros tambores o en solitario.
Ufff , tengo tantos que no sabría con cual quedarme. Por supuesto las 8 victorias en Híjar de nuestro grupo de Concurso, siendo ya la cuadrilla que más veces ha ganado en Híjar, junto a 7 Palabras de Zaragoza.
Otra de las maravillosas experiencias fue participar en el Boato del Alferez Moro de la Filà Magenta en las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy 2018, Fiestas de Interés Turístico Internacional, donde decenas de miles de personas enloquecieron con nuestra histórica actuación.
Y la más reciente, la ovación que recibimos en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza durante el XLIV Concurso de Instrumentos de la Semana Santa de Zaragoza. Increíble, miles de personas en pie aplaudiendo como jamás había escuchado. SIN PALABRAS.

Damian, ¿tu próximo proyecto, idea, aventura, locura… tamborilera?.
Pues ahora preparando ya el toque de Concurso para la Temporada 2020. Básicamente en esto estoy invirtiendo todo mi esfuerzo.
Uno de los proyectos que más ilusión me hacía y que realizamos el pasado mes de mayo de 2019, fue el concierto MESTIZAJE, junto con la Unión Instructivo Musical la Esmeralda de Almassora, la mejor banda de la Comunidad Valenciana, y el mejor solista de corneta de toda Andalucía, el increíble DANI DE BAZA. No tengo palabras para describir la magia que surgió en aquel inolvidable concierto. Quizá mi próxima locura sería repetir ese concierto con nuevo repertorio. Sería maravilloso.

¿Nos hemos dejado algo?…
Nos dejamos que queda mucho camino por recorrer a todos los niveles. Más apoyo institucional, más comprensión vecinal, más colaboración, más facilidades y menos trabas burocráticas: QUE HABLEN LOS TAMBORES Y QUE CALLEN LAS GUERRAS.

error: Contenido no disponible