Alberto Garcia es un percusionista natural de Calatayud, gran apasionado y amante del tambor tradicional. A pesar de su juventud y gracias a su pericia tamborilera, Alberto enseña a tocar el tambor en la Cofradía de Jesús de la Caridad (Calatayud) y la Cofradía de La Dolorosa (Mesones de Isuela).

Bienvenido Alberto, ¿a qué edad empezaste a tocar el tambor?.
Oficialmente, a colgarme mi primer tambor “de verdad”, fue sobre los 10 años (este año cumpliré 29 años), que fue cuando empecé los ensayos y realmente empecé a aprender y pertenecer a una cofradía aquí en Calatayud. En la cofradía del Cristo de la Paz.
Ya al año siguiente de empezar, adquirí mi primer tambor propio, tenía muy claro que esto es lo que realmente quería hacer y me hacía feliz.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.
No sé si escogí este instrumento, o el instrumento me escogió a mi jejeje. Desde bien pequeño, siempre he tenido tambores de juguete, aunque pronto se rompían aquellos parches que llevaban; Pero tampoco era un drama, porque siempre estaban las cacerolas, colocadas a modo de batería y las cucharas de madera. Eso sí que hacía “ruidera” en casa.
Siempre desde pequeño me había gustado salir a la calle y ver a los tambores y bombos, como procesionaban, y en las exaltaciones y exhibiciones que se realizaban; Al igual que en cualquier fiesta que hubiera música, charangas, la banda de música, etc… en todo lo que podía siempre me gustaba verlo. La música me despertaba algo dentro siempre, que tenía que estar presente viéndolo si o si.

¿Cuáles fueron tus principales referencias en el tambor en tus comienzos?.
Cuando se empieza y se es más pequeño, las referencias al final son la gente veterana que están en tu propia cofradía y los jefes de banda, de los cuales te fijas en todo lo que hacen, su técnica, sus redobles, sus posiciones, como agarrar baquetas, colocarte el tambor….. en todo al final. Y por consiguiente, viendo a otras cofradías de Calatayud, o de fuera, al final en quien te fijas es en quien va dirigiendo, redoblando, haciendo y marcando los toques… Y piensas… bua!! yo también quiero!!, pero todo lleva su proceso y su aprendizaje, y con los años todo llegaría jeje.
También en los toques de exaltación o de concurso de otras agrupaciones, que cuando eres más pequeño disfrutas viendo todo lo que se puede lograr mediante estos instrumentos.

Dinos un tamborilero/a o cuadrilla/cofradía que todavía no hayas visto en directo y
que te gustaría ver.

Por suerte, he podido asistir a muchas exaltaciones y exhibiciones de cofradías, tanto en Aragón, Castilla y León, La Rioja, Castilla La Mancha, Cataluña… con lo que he visto tocar a muchas agrupaciones, con toda la diversidad del mundo de estilos, todos válidos por supuesto. Me quedo también, con lo visto y vivido, viendo varios años ya el concurso de tambores de Híjar, donde el propio ambiente que se respira es tambor y bombo.
Gente que ver siempre hay y habrá. Mucha gente al final pueden ser tambores y bombos anónimos, de cualquier pueblo, que tengan mucho nivel. Y con cofradías, o cuadrillas lo mismo, seguro que hay mucha gente que desconocemos, pero que están ahí y poco a poco iremos descubriendo. Al final esto, al igual que el tambor, es un aprendizaje constante.

¿Tienes alguna formación en percusión, técnicamente hablando?.
Formación oficial como tal no tengo. Estuve un par de años en la escuela de música siendo más pequeño, y ahí tuve un par de cursos de lenguaje musical. También un breve curso estuve recibiendo clases en la banda de música de aquí de Calatayud, sobre lectura y técnica de caja y batería, con el profesor José Antonio Doñágueda.
Esto fue cuando era un poco más pequeño. Ya siendo más mayor, estuve recibiendo clases en Zaragoza, en el Teatro de las Esquinas, sobre, técnica, lectura y escritura de caja y batería de la mano del profesor Fran Gazol.
Por lo demás, siempre he estado investigando y probando cosas y estudiando, pero de manera autodidacta.

¿Sigues una rutina continuada de estudio o práctica?.
La verdad que una rutina como tal no, pero todos los días en algún momento del día, ya sea más o menos rato, siempre cojo unas baquetas y voy tocando cualquier cosa o probando cualquier técnica o ejercicio. En ese sentido no puedo estarme quieto. Al final a lo largo del día siempre tengo cosas en la cabeza que en cuanto tengo un poco de tiempo cojo las baquetas y me pongo a ello.
Lo que yo creo que es muy interesante, cada uno en su nivel, pero es el uso del metrónomo. Es muy importante tener un buen tempo, sobre todo a la hora de tocar en conjunto. A menor velocidad de metrónomo, se hace más costoso, pero de esa práctica es de la que más se aprende. No es necesario hacer ni tocar ejercicios de mucha dificultad, con cosas sencillas es suficiente, pero yendo con el metrónomo; Tanto aumentando velocidad como disminuyéndola. También un buen ejercicio, junto con el metrónomo, es ir contando en voz alta, los tiempos del compas mientras se toca el ejercicio que se esté estudiando.

Háblanos de tu tambor actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué tambores usas, tipos de palillos, parches, correas etc. y por qué?.
Entramos en un terreno pantanoso para mi jajajajaja Soy un poco “rarito” con este asunto. A mí los tambores, aparte de que me gusta probar diferentes tipos, medidas, fabricantes…. también me gusta mucho la parte estética, y los avances de lo más tradicional a lo más moderno; Entonces suelo cambiar mucho de tambores porque en cuanto a la parte estética, me gusta que sea lo más personal y diferente al resto de los demás, en la medida de lo posible. Al menos en la misma zona que no haya instrumentos iguales jajajaja.
Actualmente, estoy usando un tambor normal de varillas del fabricante Plana Conesa, de medida 381mm. Es un tambor sencillo, pero da mucho de sí. Así que para los ensayos y las clases a la gente es más que suficiente. Es el tambor batallero que se puede usar para todo; Con ese no soy tan exquisito jajajaja.
Próximamente, como ya no tenía más tambores, porque me deshice de ellos la pasada temporada, estoy esperando un nuevo tambor de carbono de medida 362mm de Plana Conesa y otro microperforado, con aro plano, de medida 381mm de Ventero.
También de mis últimas adquisiciones fue un tambor de alta tensión americano Pearl de 14″x12″, que la verdad era un instrumento del que tenía mucha curiosidad y llevaba tiempo detrás de él; Hasta que el pasado año tuve la oportunidad de que me dejaran uno y poder probarlo, y ya convencido decidí ponerme en marcha a buscar uno jeje.
En relación a parches, es un mundo complicado también, porque al final todo esto son gustos personales y lo que busca cada uno. Yo tras probar diferentes parches de diferentes grosores, diferentes fabricantes y probados en diferentes tipos de tambores; Hasta la fecha me quedo con parche transparente de 175 micras. Es cierto también que según que tipo de tambor, necesita o le va mejor un tipo u otro. A mí me gusta siempre llevar en mis tambores una tensión alta, que se quede el parche bien “pretico”. Por eso lo mejor al final es probar, diferentes y según las necesidades de cada uno optar por la opción que vea más correcta para lo que se busque.
En referencia a baquetas, estamos un poco también como con el mundo de los parches, hay que probar diferentes tipos de baquetas, medidas, pesos, formas, maderas etc…. y elegir con la que más cómodo se esté tocando. Yo actualmente ya desde la pasada temporada que las descubrí, estoy tocando con las baquetas “ELITE” que desarrollo Damián Aguilella (Almassora), junto con la empresa Embrujo Music de Sevilla. Son unas baquetas un poco más largas y un poco más pesadas si las comparamos con un modelo estándar como puede ser la “Calandina”; Pero yo la verdad que voy muy cómodo con ellas, y de momento serán unas baquetas con las que seguiré tocando. Aunque próximamente tendré novedades acerca de esto.
Y en cuanto a la correa, es en lo que soy menos exquisito jajajajaja. Uso correa tradicional; bandolera con dos mosquetones, ya sea de cuero o de nylon acolchada; con el tambor ladeado hacia la izquierda (en mi caso porque soy zurdo), y eso sí, ligeramente alto en la posición que lo llevo.

¿Qué importancia crees que tiene el tambor, culturalmente hablando?.
Pues yo considero que mucha. Al final es un elemento de unión de grupos de personas y amigos, donde al final se hacen unos lazos muy fuertes de amistad o de familia que en muchos casos hay familias enteras en las cofradías, cuadrillas, o grupos de amigos que se junten porque les guste tocar. Al final hay que pararse a pensar, y ver que es algo que viene de muchos muchos años atrás, por eso es una tradición, y el sentimiento de mucha gente, que hay que cuidar para que perdure con las siguientes generaciones. Hay que ver y estudiar de donde viene todo, porque al final la base del conocimiento es conocer las raíces de donde surge todo esto, y desde ese estudio y conocimiento, seguir avanzando y disfrutando de este bonito mundo. Sobre todo disfrutarlo siempre, y transmitir ese sentimiento.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu trayectoria como tamborilero, acompañando a otros tambores o en solitario.
Por suerte a lo largo de ya unos cuantos años tocando y metido en este mundillo, hay infinidad. Muchos viajes a exaltaciones y exhibiciones, muchos momentos con muy buenos amigos, no solo compartiendo toques, sino todas esas experiencias, que si son en grupo y rodeados de la gente con la que estamos agusto, mejor que mejor.
Si hubiera que elegir algo destacado, una muy buena experiencia ha sido poder presenciar en directo del concurso de tambores de Híjar, por ejemplo, es un día especial allí, y la verdad que en esa pequeña plaza, se respira un ambiente, que recomiendo a cualquier persona que si tiene la oportunidad no dude y poder acercarse y disfrutarlo; No tiene nada que ver, ver videos a presenciarlo en directo, además del muy alto nivel de toques que allí se pueden escuchar. Yo mientras pueda es una fecha que tengo marcada para asistir cada año, simplemente a ver y escuchar y sobre todo disfrutar.
Y otra muy buena experiencia a destacar, fue este pasado año. Un grupo de muy buenos amigos de Calatayud y de diferentes pueblos de La Rioja, surgido además por la magia de de este mundo, y conocidos en viajes de cofradía y exaltaciones, tras muchos años coincidiendo y con muy buena relación, estuvimos rompiendo la hora la noche del jueves santo en Albalate del Arzobispo (Teruel), a pesar del mal tiempo debido a la fuerte lluvia que se dio toda la noche, es un momento increíble, de pasar del silencio, al toque conjunto de toda la plaza lleno…. la verdad es otra experiencia que recomiendo a quien pueda hacer, de asistir y tocar en cualquiera de los pueblos de la ruta del tambor y bombo, y viva esas sensaciones en persona.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura… tamborilera?.
En los proyectos que actualmente estoy es enseñando en dos jóvenes cofradías. Una de ellas es la cofradía de Jesús de la Caridad ,aquí en Calatayud, y la otra es la cofradía de La Dolorosa de Mesones de Isuela, localidad cercana a Calatayud. La verdad que poder enseñar, tu humilde conocimiento a otro grupo de personas y ver como pasando los ensayos, las temporadas, mejorando toques, subiéndoles poco a poco de nivel, van saliendo adelante y creciendo, es algo muy muy gratificante.
La mejor de las aventuras, es seguir creciendo, estudiando, mejorando, componiendo toques, siendo tan raro con mis instrumentos jajajajaja, pero sobre todo seguir siendo feliz con “El Tambor”, ese instrumento que tan feliz me hace, y espero que la gente que esté a mi alrededor, poder transmitírselo y que disfruten ellos también, tanto como yo lo hago.

¿Nos hemos dejado algo?…
Yo creo que no nos dejamos nada, después de la parrafada en muchas de las preguntas jejejeje. Lo que querría es animar a cualquier persona a que disfrute del tambor, bombo, timbal, cualquier instrumento en general, se involucre en un grupo de amigos, donde pasarán y compartirán muy buenos momentos. Yo seguiré en la medida de lo posible estudiando y aprendiendo, y poder echar una mano a quien le haga falta de mi entorno, que para eso estamos, hay que compartir conocimientos, porque no hay que olvidarse que de todo el mundo se puede aprender algo nuevo, siempre hay algún detalle donde poder fijarse y aplicarlo, o desarrollarlo a tu manera y al final seguir mejorando.
Y por último darte las gracias por la oportunidad de poder expresar y contar mis experiencias al resto de compañeros y gente de este ámbito y fuera de el también claro.
Solo decir, disfrutar y hacer disfrutar con el “TAMBOR”.
Un saludo a tod@s.

error: Contenido no disponible