Antonio Calero, nacido en el seno de una familia de músicos clásicos, es uno de los baterístas más reconocidos de nuestro país. Además de haber trabajado con un interminable elenco de artístas de jazz (Natalia Dicenta, Polar Jazz Project, José Manuel Villacañas, Pedro Iturralde, Jorge Pardo, Lou Bennet, Vlady Bas, Fernando Sobrino,…), también a acompañado a Miguel Ríos, Víctor Manuel y Ana Belén, Joan Manuel Serrat, Javier Krahe, Alberto Pérez, Bertín Osborne, José Luis Perales, Javier Gurruchaga, Joaquín Sabina, Revólver, Raimundo Amador, Tomatito, Luis Eduardo Aute,…

Un currículum verdaderamente impresionante. Es un auténtico lujo tener en El Redoblante al maestro Calero, sin duda.

Antonio, ¿a qué edad empezaste a tocar la batería?.

Tenía 13 años cuando empecé a tocar la batería. Empecé a tocar ¡en una iglesia!. Tenían una batería y tocaba con un coro en las misas, era la única posibilidad que tenía entonces para tocar. Luego, los músicos del coro, nos juntábamos para ensayar y tocar canciones de Beatles, Pink Floyd, Jimi Hendrix, Doobie Brothers, etc. Eran los primeros 70’s.

¿Qué te motivó para escoger este instrumento?.

Desde que tengo recuerdos siempre me llamó la atención la percusión. Yo vengo de una familia de músicos clásicos, desde mis abuelos. Mis padres, los dos, pertenecían a la Orquesta Nacional de España. Desde muy pequeño me llevaban a los ensayos y siempre me quedaba pillado con la percusión, me sentaba al lado de los percusionistas, y así crecí empapándome de toda esa gran música sinfónica. Luego, un poco más adelante, me empezó a llamar la atención la batería y el rock. Veía en la tele a los grupos nacionales de la época, Canarios, Bravos, Brincos, Pekenikes, etc., y recuerdo una serie que había de los Monkeys que me encantaba, y me quedaba pillado con los baterías, me fijaba en todo lo que hacían. Yo tocaba en el aire una batería imaginaria, así fue como empecé a saber cómo se toca, de manera que la primera vez que me senté en una batería a los 13 años, ya sabía tocar bastantes ritmos y recuerdo que me hice un solo y todo, que en ese momento me pareció increíble, jajajaja.

¿Cuáles fueron tus principales referencias a la batería en tus comienzos?.

Pues todos los que escuchaba en los 70: Ian Paice, Mitch Mitchell, Don Brewer, Bonham… ¡Stevie Wonder!, que grababa él mismo la batería en sus discos (poca gente lo sabe). Otro que me influenció mucho en el concepto de tocar para las canciones fue Don Henley de los Eagles, al igual que Ringo. También los de los grupos de rock sinfónico y progresivo, como, sobre todo, Bill Bruford, Phil Collins y Carl Palmer. Y tantos y tantos otros…

Dinos un batería que todavía no hayas visto en directo y que te gustaría ver.

Pues quizás sea Vinnie Colaiuta, que en directo nunca le he visto, y es unos de mis preferidos, me fascina. Afortunadamente he tenido ocasión de ver en directo a prácticamente todos mis ídolos baterísticos (Weckl, Gadd, Chambers, Simon Phillips, Omar Hakim, Peter Erskine, Buddy Rich, Elvin Jones, Max Roach, Tony Williams, Philly Joe Jones, etc, etc, etc.).

¿Qué formación tienes en batería y percusión, técnicamente hablando?.

Yo, como batería, me considero autodidacta. Aunque fui al Conservatorio donde hice la carrera de percusión clásica, pero esto no tiene nada que ver con la batería. En esa época, si querías estudiar algo, es lo único que había. No había escuelas de música moderna, ni de batería, ni nada; ni libros, ni vídeos, ni nada de nada. Qué duda cabe que aquello contribuyó enormemente a mi formación como músico en aspectos como técnica, lectura, musicalidad, y muchos más conceptos. En el Aula de Percusión estaba Regolí, que era un gran batería de jazz, y nos daba alguna clase de batería fuera del programa del Conservatorio. Esas han sido las únicas clases que he recibido de batería. Regolí fue el que me metió en el cuerpo “el veneno” del jazz. También en esa época unos compañeros y yo íbamos a casa de Carlos Carli y nos contaba muchas cosas, charlábamos con él, pero no eran clases propiamente dichas. Luego he seguido siempre de forma autodidacta, y he acudido a un montón de clinics y masterclasses de gente que venía por aquí.

¿Sigues una rutina continuada de estudio?.

Bueno, esto va por rachas, siempre he sido muy inconstante. Ha habido temporadas que me podía tirar ocho o diez horas al día dándole, otras que no hacía nada, simplemente escuchar mucha música, analizarla, sacar cosas de los discos. Ahora mismo, cuando me siento en la batería, lo que hago es simplemente tocar y dejarme llevar, sin centrarme en nada en concreto, y si veo alguna cosa que falla, hago hincapié en ello.

¿Agarre tradicional o paralelo?… ¿por qué?

Yo siempre toqué con agarre paralelo, hasta que Regolí me enseñó el tradicional. Utilizo los dos. Cuando se trata de darle caña, por ejemplo con el rock o el pop, utilizo el paralelo, me es mucho más cómodo y apropiado para estos estilos. También con el funk o el latin. Sin embargo para tocar jazz utilizo el tradicional, no sé, te da más sensibilidad en la mano izquierda para tocar este tipo de música.

Háblanos de tu kit actual, por favor. ¿Nos puedes detallar qué batería usas, platos, hardware, baquetas, etc. y por qué?.

Bueno, yo siempre he tocado baterías Yamaha, siempre me han dado el sonido que yo buscaba y me resultan muy fáciles de afinar. Sigo teniendo mi Yamaha Power Recording, bombo de 22”, toms de 8”, 10”, 12”, 13” y 15”. También utilizo una Yamaha Birch Custom con bombo de 18”, toms de 10”, 12” y base de 14”. Y los herrajes de Yamaha siempre han sido súper sólidos.
Utilizo diversas cajas Yamaha, pero sobre todo la modelo Dave Weckl Signature Mapple de 14 x 5 1/2″, que es sensacional. También dos cajas Ludwig, una Supraphonic y otra Acrolite.
Los parches siempre Remo o a veces Evans.
Los platos son Bosphorus: De la serie “Gold”, hh de 14”, crash de 16”, ride de 20”. De la serie “Traditional”, crashes de 16”, thin, rock, y medium. También utilizo para jazz el ride modelo Jeff Hamilton “The Hammer” de 20”, y un ride “Master Series” de 22”. Charles de 14” de la serie “Phenix” y otro de 15” de la serie “Black Pearl”. Un china “Phenix” de 18” y varios spashes. Todos ellos los combino de distintas maneras, dependiendo de la música o el trabajo que vaya a hacer.
Las baquetas son Wincent, 5A o 7A, son las mejores que han caído en mis manos. Y también las escobillas, rods, mazas, etc., son de la misma marca.

¿Qué importancia tiene el apoyo de las marcas para un baterísta?.

Qué duda cabe que siempre es muy interesante que haya marcas que te apoyen y ayuden en tu carrera. En mi caso estoy muy agradecido a Yamaha, Bosphorus y Wincent.

Explícanos qué momento o experiencia destacarías por encima de todos, a lo largo de tu carrera, acompañando a otros músicos o en solitario.

Pues la verdad es que no tengo así en concreto nada para destacar, han sido en general experiencias muy positivas, si acaso la gira que hice hace ya ¡¡veinte años!! de “El gusto es nuestro”, por lo mastodóntica que fue. Pero vamos, los momentos en los que se crea esa magia especial en el escenario, donde todo va rodado, la comunicación con los demás músicos, que toques lo que toques suena bien, ya sea en un estadio, teatro, garito o club de jazz, esos son los momentos más especiales para mí.

… y un disco o concierto del que te sientas especialmente orgulloso?.

Uf, es difícil, nunca me quedo conforme con nada de lo que hago, soy muy exigente conmigo mismo. Quizás podría destacar el disco de la Big Band con Miguel Ríos en directo del año 98, y también el último que he grabado el año pasado con mi banda de jazz, Speak Jazzy: “A song for you”.

En internet, ¿utilizas las redes sociales?.¿Qué opinión te merecen?.

Ya lo creo que las utilizo. Facebook, Twitter y YouTube. Son un medio fantástico para darte a conocer, promocionarte y hacer publicidad de tus trabajos y de tus historias. También para relacionarte con gente que de otra manera sería imposible, y estar al tanto de todo lo que se cuece por ahí.

¿Tu próximo proyecto, idea, aventura, locura…?.

La verdad es que no tengo ningún proyecto en especial a la vista. Simplemente seguir tocando y no perder la pasión por ello, aunque a veces en este país te lo pongan muy difícil, y por supuesto, seguir dando clases y enseñar a otros lo que yo he aprendido.

¿Nos hemos dejado algo?… 

Pues yo creo que no, ha sido una entrevista muy completa. Si me permitís, os dejo aquí mi página web personal:
antoniocalero.wix.com/antoniocalero
Agradeceros de verdad esta entrevista y que os hayáis interesado por mi, ha sido un verdadero placer. ¡Y enhorabuena por el blog!

Muchas gracias, maestro.

error: Contenido no disponible